Torneo Otoño Invernal 2020-2021 dedicado a José Manuel Fernández García

RAMÓN SANTANA (San Pedro de Macorís).- Andy Otero probó en enero pasado del mejor bocado que se sirve en la mesa de la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana: el reservado para los campeones.

También se sirvió del manjar destinado para los reyes en la Serie del Caribe, en México.

Aun así, el lanzador panameño aseguró este lunes que está de regreso en República Dominicana hambriento.

“Vengo con hambre de ganar, de triunfar”, manifestó Otero, en su primer día de entrenamientos con las Estrellas, con miras a su segunda temporada corrida con el club, la cual comenzará el 27 de octubre.

“La temporada pasada tuve la suerte de ser campeón con las Águilas (Cibaeñas) aquí y en la Serie del Caribe”, recordó Otero. “Esta vez vamos a ver hasta dónde llegamos con las Estrellas. Vamos a pelear”.

Otero y las Estrellas pelearon hasta la Serie Semifinal, frente a los Gigantes del Cibao, combinado que eliminó al petromacorisano, por lo cual el serpentinero panameño fue reclutado por las Águilas para la Serie Final, donde nuevamente el zurdo tuvo una buena actuación, al salir victorioso, sin derrota, en una de sus dos aperturas de esa etapa del campeonato pasado, con un promedio de carreras limpias de 1.93.

Antes, en la Semifinal con las Estrellas, su promedio de carreras limpias permitidas frente a los Gigantes, los rivales de las Águilas en la Final también, fue de 1.08 en dos juegos, aunque en ambos salió sin decisión.

Su otra victoria de la postemporada pasada llegó para Otero en el novedoso miniplayoff que jugaron las Estrellas frente a los Leones del Escogido, a quienes les tiró 6 entradas en blanco de dos imparables.

El eficiente lanzador atribuyó su éxito de la campaña pasada a que estuvo en buen estado de salud, lo cual apuntó que espera se repita esta vez, para llegar hasta el final de la temporada, como pudo hacer en la justa pasada, lo cual, a su juicio, le ayudó para regresar al béisbol de los Estados Unidos.

En Norteamérica, Otero tuvo record de 5-0, en AA, con 2.10 de promedio de carreras limpias permitidas, en 16 juegos, 7 de ellos como abridor, con la organización de los Cerveceros de Milwaukee. Lugo lanzó en 7 juegos en AAA.

A los 29 años, Otero confía en que esta vez se repita la historia: una buena temporada en el béisbol dominicano, regreso al béisbol organizado de los Estados Unidos, y antes de esto: saciar su hambre de ganar.

Andy Otero afirma viene con hambre de ganar

RAMÓN SANTANA (San Pedro de Macorís).- Andy Otero probó en enero pasado del mejor bocado que se sirve en la mesa de la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana: el reservado para los campeones.

También se sirvió del manjar destinado para los reyes en la Serie del Caribe, en México.

Aun así, el lanzador panameño aseguró este lunes que está de regreso en República Dominicana hambriento.

“Vengo con hambre de ganar, de triunfar”, manifestó Otero, en su primer día de entrenamientos con las Estrellas, con miras a su segunda temporada corrida con el club, la cual comenzará el 27 de octubre.

“La temporada pasada tuve la suerte de ser campeón con las Águilas (Cibaeñas) aquí y en la Serie del Caribe”, recordó Otero. “Esta vez vamos a ver hasta dónde llegamos con las Estrellas. Vamos a pelear”.

Otero y las Estrellas pelearon hasta la Serie Semifinal, frente a los Gigantes del Cibao, combinado que eliminó al petromacorisano, por lo cual el serpentinero panameño fue reclutado por las Águilas para la Serie Final, donde nuevamente el zurdo tuvo una buena actuación, al salir victorioso, sin derrota, en una de sus dos aperturas de esa etapa del campeonato pasado, con un promedio de carreras limpias de 1.93.

Antes, en la Semifinal con las Estrellas, su promedio de carreras limpias permitidas frente a los Gigantes, los rivales de las Águilas en la Final también, fue de 1.08 en dos juegos, aunque en ambos salió sin decisión.

Su otra victoria de la postemporada pasada llegó para Otero en el novedoso miniplayoff que jugaron las Estrellas frente a los Leones del Escogido, a quienes les tiró 6 entradas en blanco de dos imparables.

El eficiente lanzador atribuyó su éxito de la campaña pasada a que estuvo en buen estado de salud, lo cual apuntó que espera se repita esta vez, para llegar hasta el final de la temporada, como pudo hacer en la justa pasada, lo cual, a su juicio, le ayudó para regresar al béisbol de los Estados Unidos.

En Norteamérica, Otero tuvo record de 5-0, en AA, con 2.10 de promedio de carreras limpias permitidas, en 16 juegos, 7 de ellos como abridor, con la organización de los Cerveceros de Milwaukee. Lugo lanzó en 7 juegos en AAA.

A los 29 años, Otero confía en que esta vez se repita la historia: una buena temporada en el béisbol dominicano, regreso al béisbol organizado de los Estados Unidos, y antes de esto: saciar su hambre de ganar.