Torneo Otoño Invernal 2020-2021 dedicado a José Manuel Fernández García

MAZATLAN, MEXICO, LasMayores.com.- Cuando las Águilas Cibaeñas presentaron un ya de por sí fuerte equipo de la República Dominicana para la 63 Serie del Caribe que incluía refuerzos como Robinson Canó, Carlos Martínez y Ronald Guzmán -entre otros nombres sonoros- era evidente que los quisqueyanos llegarían a Mazatlán con un verdadero trabuco…en el papel.

Hasta ahora, lo que se esperaba en teoría y lo que se ha visto en el terreno del Estadio Teodoro Martínez han coincidido.

Con marca de 4-0 llegando al jueves, afianzado en la cima y clasificado para la ronda semifinal del torneo, el conjunto de las Águilas ha cumplido con las expectativas en lo que va del Clásico Caribeño.

“Es un equipo bien estructurado, gracias a Dios todo el mundo en salud”, dijo Ángel Ovalles, gerente general de la novena con sede en Santiago, R.D. “Esperamos que sigamos ejecutando de la manera en que lo hemos estado haciendo para lograr la corona 21 como país y la sexta para las Águilas Cibaeñas”.

Para ponerse en posición de concretar esa meta, el equipo dominicano ha exhibido un impresionante dominio, superando a la oposición con marcador global de 22-9.

Desde un principio, Ovalles destacó la calidad de su rotación abridora con Martínez, César Valdez, Joe Van Meter, Andy Otero y Yuniesky Maya (éste último programado para lanzar el jueves). En los primeros cuatro partidos del certamen, el pitcheo abridor de R.D. permitió una sola carrera limpia (tres en total) en 23.0 entradas, con 21 ponches.

En total, el cuerpo monticular dominicano llegó al jueves con efectividad colectiva de 2.00, la mejor entre los seis equipos que disputan la corona de la Serie del Caribe.

Del lado ofensivo, el veterano Juan Lagares ha encabezado un ataque que no sólo ha producido 20 carreras limpias en cuatro encuentros, sino también ha sido el más paciente del torneo con 20 bases por bolas negociadas. Lagares es el líder de la serie con dos jonrones y siete empujadas y ha sido apoyado por las actuaciones de Melky Cabrera (.385/.357/.462 y cuatro CI), Canó (de 9-6, tres BB) y Robel García (dos empujadas cruciales con un doble el miércoles vs. Caribes de Venezuela).

“Lagares, de verdad que es un trabajador”, dijo Ovalles. “Ha trabajado duro para ir haciendo ajustes. Ahora tiene un swing con mucha más elevación Tiene lift (levantamiento). Está generando un poder impresionante. Estoy contento con el desempeño de Juan”.

Está por determinarse cuál equipo será el oponente de los dominicanos en la semifinal del viernes, aunque lo más probable es que el partido de las Águilas sea por la tarde, a primera hora. Para dicho choque, volverá a la lomita Martínez, quien permitió tres hits y una sola carrera limpia, además de ponchar a siete, el domingo en su primera salida frente a los Criollos de Caguas (Puerto Rico). Y de llegar a la final, Dominicana volvería a contar con un Valdez que tiró 6.0 ceros de dos imparables y seis ponches el lunes contra los Tomateros de Culiacán (México).

“Nosotros planificamos una muy buena rotación para esta serie”, reiteró Ovalles. “La estrategia era que Carlos y César Valdez pudieran estar disponibles en dos partidos. Contento con el desempeño de nuestro pitcheo abridor.

“Estamos listos para el rival que venga y a tratar de cruzar a la serie final”.

Carlos Martínez, en la Serie del Caribe