Torneo Otoño Invernal 2020-2021 dedicado a José Manuel Fernández García

SANTO DOMINGO, RD.- La magia por el triunfo al inaugurarse como manager interino de los Tigres, Joel Noboa lo transfiere enteramente a sus jugadores, los de ofensiva que atacaron temprano como a los lanzadores que lo hicieron bien, comenzando por el abridor Vladimir Gutiérrez.

“La magia fueron los jugadores, pienso que atacaron temprano en ofensiva y el buen pitcheo”, concedió Noboa durante una conferencia de prensa por la plataforma Zoom, una vez terminado el partido en el que el Licey se impuso 8-5 carreras a los Gigantes del Cibao la noche del lunes en el Estadio Quisqueya Juan Marichal.

 Sosegado y amable en sus respuestas, comenzó dando créditos a la ofensiva encarnada en designado Welington Castillo con su jonrón de dos vueltas que inició un rally de siete en el segundo acto; a Yermín Mercedes y Erick Mejía que produjeron dos cada uno con sendos sencillos, por lo cual se confesó bastante contento con la respuesta ofensiva, luego de diez días sin jugar el equipo por los contagios de covid-19.

También se mostró “bastante contento” con lo que vio del pitcheo, que propinó 16 ponches, en especial con el derecho cubano Gutiérrez, que en 4.0 innings aisló dos hits y abanicó siete, de quien dijo que se sentía bien y le pidió seguir, pero lo sacó por el conteo de pitcheos y dar trabajo al bullpen, ya que contaba con ocho carreras de ventaja.

Resaltó el trabajo relevista de Dany Jiménez, el zurdo Génesis Cabrera que debutó, del mismo Robinson Leyer, del que dijo fue “perjudicado un poquito” con algunos pitcheos que parecieron strikes, así como el cerrador Jaison Asencio, que salvó su segundo partido y 124 de por vida.

“Pienso que la magia fue el buen trabajo y todo el crédito se lo doy a los jugadores, que hicieron un excelente trabajo. Mi trabajo era más que nada ponerlos en una posición donde ellos puedan ser productivos, tener éxito y mantener un ambiente motivado. Eso es parte del liderazgo que debe tener un manager: todo el crédito para los jugadores”, concedió.

Elogio a Carlos Pérez

Cuestionado sobre lo más difícil en su debut como dirigente interino (en ausencia del manager Luis Sojo) y sin contar con el coach de pitcheo titular Jairo Cuevas, Joel Noboa indicó que para un dirigente es esencial tener un entrenador de lanzadores.

“Realmente la labor que hizo Carlos Pérez fue muy buena”, elogió al exlanzador de Grandes Ligas y de larga data en la liga invernal con los azules, que desde su retiro forma parte del cuerpo técnico del conjunto y quien funge como interino en lo que retorna Cuevas.

Acotó que con Carlos hay buena comunicación y siempre están en contacto en el mitin que hacen antes de cada juego. “Hicimos un plan hoy (por el lunes) para usar los pitchers, (porque) una de las partes más dificultosas es manejar el pitcheo de manera correcta”, acotó Noboa.

El asistente del manager Sojo, en calidad de interino, habló de la “valentía” de jugadores, directivos, el staff de coaches y todo el que trabaja por la causa del Licey, al referirse al ambiente que se vive dentro por las infecciones de covid-19 que impidió disputar nueve partidos.

“No es un ambiente fácil, todos podemos decir que hay preocupación dado el brote que tuvimos, pero sí tenemos que reconocer que hay un espíritu de lucha, un espíritu de buscar la manera de seguir jugando béisbol y llevarle a la fanaticada el espectáculo, especialmente en estos momentos que las cosas han estado tan limitadas”, expresó Joel Noboa sin abandonar su expresión de sosiego.

“Es un ambiente de mucha disposición y mucha entrega, quiero reconocer a nuestros jugadores y el personas que trabaja con los Tigres del Licey. De verdad que están muy comprometidos para llevar a cabo el torneo”, sustentó.