Torneo Otoño Invernal 2020-2021 dedicado a José Manuel Fernández García

SAN PEDRO DE MACORÍS, RD.- Basta con entrar al vestidor, para saber que “algo huele…pero bien”.

Está en el ambiente, en los rostros, en las miradas. En cada sonrisa.

Por eso “algo huele bien, en el vestidor de las Estrellas”, pese al sudor que produjo tanto esfuerzo, para llegar a una de las dos series semifinales del  actual torneo de béisbol profesional local, en opción a la Copa BHD León.

“Tenemos un equipazo, ahora con la entrada de (Robinson) Canó y (Fernando) Tatis Jr.”, observó Lewin Díaz.

“Vendremos con más intensidad”, señaló Díaz sobre la actitud de cara a la serie semifinal que las Estrellas disputarán a partir de este sábado, frente a los Gigantes del Cibao, en el Estadio Julián Javier (5:00 p.m.).

“Debemos meterle presión desde el principio, que es lo que hemos venido haciendo frente a nuestros contrarios últimamente”, sostuvo el joven inicialista. “Con la unidad y la armonía que tenemos, creo que podemos ganarles la serie”.

“Será una serie reñida. Ellos tienen un buen equipo. Nosotros también”, apuntó Domingo Leyba.

“Pero creo que con la química que tenemos, y puestos todos en la misma dirección, ganaremos la serie”, agregó el infielder, antesalista titular en la mayoría de los partidos, cuya participación en el primer juego de la serie estaba en duda, por una lesión en el dedo pulgar de su mano izquierda, ocurrida en el Juego #1 del miniplayoff frente a los Leones del Escogido.

“Me siento mucho mejor. No tengo inflamación y creo que con rehabilitación, podré jugar en la serie”, manifestó Leyba.

 SOMOS UNA FAMILIA

El manager de las Estrellas tiene una manera de definir lo que está viviendo en el vestidor de las Estrellas y en el terreno.

“Somos una familia”, declaró Alguacil. “Todo el mundo tiene un propósito en este equipo. No es trabajo de un solo jugador”.

Sus palabras fueron corroboradas por el capitán de las Estrellas, Junior Lake.

“Todos somos valiosos. Por el aporte de cada uno es que estamos aquí”, acotó Lake.

Esa energía y compañerismo, la armonía que se observa en las Estrellas, ha cautivado al estelar ligamayorista Robinson Canó, cuyas valiosos aportes (dos jonrones y cuatro carreras empujadas en el primer juego del miniplayoff, un doble y carrera anotada en el segundo) ayudaron a las Estrellas a saltar la barrera de la serie a un 3-2, por vía de barrida, contra el Escogido.

“Los muchachos han hecho un gran trabajo. Varios con virus y otras lesiones”, dijo Canó. “Estoy super contacto con estar en este equipo. Me gusta la energía. La química entre jóvenes y veteranos”.

Las Estrellas (15-15) dividieron en su serie particular (3-3) con los Gigantes (16-14) y ganaron dos juegos, de los tres disputados en el Estadio Julián Javier, la sede de sus rivales, donde este sábado comenzará la semifnal, para luego alternarse la sede en los días siguientes.

“Será una serie muy  buena. No hay favoritos aquí”, opinó el manager Alguacil, quien seleccionó al zurdo Andy Otero, como su lanzador abridor en el primer partido de la contienda, pactada a un 7-4, definitoria de uno de los dos equipos de la próxima Serie Final.

Otero (1-2, 1.10) viene de tirar 6.0 entradas en blanco y ganar el segundo partido del miniplayoff frente al Escogido, para darle a las Estrellas el pase a la semifinal.

El derecho Richelson Peña (0-0, 2.35) será el lanzador abridor de los Gigantes.