Torneo Otoño Invernal 2020-2021 dedicado a José Manuel Fernández García

Artemisa y Pinar del Río mantienen vivas sus esperanzas de remontar y clasificarse a la postemporada de la 57 Serie Nacional de Béisbol. Cuatro rayas de diferencia separan a Cazadores y Vegueros de los Alazanes granmenses, que han perdido seis de sus últimos nueve encuentros.

Todavía los actuales monarcas conservan una ventaja notable, pero no deben confiarse ante rivales que han estado dormidos y pueden despertar en cualquier momento. Los artemiseños, por ejemplo, dieron la vuelta al marcador en el primer duelo del doble programa frente a los orientales.

En duelo de zurdos entre Misael Villa y Leandro Martínez, quienes no permitieron libertades y llevaron el pleito empatado hasta el séptimo episodio, los Cazadores se impusieron por su gasto en el llamado inning de la suerte, con protagonismo de Dairon Blanco, autor de un triple con Yosvani Peñalver en circulación.

Los granmenses habían abierto la cuenta por jonrón del máscara Yulexis La Rosa en el quinto, pero los artemiseños ripostaron bien rápido con otro vuelacerca, casualmente del receptor Andy Cosme.

Ese fue el único gasto que permitieron los dos abridores, en el caso de Leandro todo el tiempo en la lomita, mientras Villa necesitó el auxilio del cerrador José Ángel García, quien se afianzó en el liderato de salvamentos con 18.

Por su parte, en el Palacio de los Cocodrilos también hubo disputa de serpentineros durante el primer turno, entre Dachel Duquesne y Erlis Casanova, de la cual el avileño salió airoso.

Los yumurinos tomaron temprana ventaja en la pizarra por elevado de sacrificio de Lázaro Herrera en el capítulo de apertura, y en el octavo ampliaron la renta aprovechando el descontrol de Casanova, que regaló par de boletos, un pelotazo y cometió un wild pitch.

Duquesne también afrontó múltiples contratiempos, pero supo liquidar en las situaciones de peligro a la tanda vueltabajera, que dejó a 12 corredores en los senderos. El rescate se lo apuntó el zurdo agramontino Dariel Góngora, quien recetó par de ponches en el noveno a Pedro L. Rodríguez y Michel Enríquez.

En el segundo turno, los Vegueros devolvieron el golpe con Yoandy Cruz todo el tiempo en la colina (un boleto y cuatro ponches), apoyado por la producción de William Saavedra (par de dobles y tres remolques) y Tony D. Guerra (tres cohetes, un triple, una impulsada y dos anotadas).

También se pudo completar el doble programa en Las Tunas, donde la jornada comenzó temprano con el partido sellado —igualado a tres— del 20 de agosto, en el cual los Leñadores tenían las bases llenas y dos outs en el cierre del noveno. Yosvany Alarcón estaba en el rectángulo ofensivo y podía liquidar el asunto rápido, pero se ponchó ante los envíos del derecho Alexander Rodríguez.

Con pitcheo rápido y ubicado en las esquinas, el relevista sacó de circulación a uno de los hombres más peligrosos de la tanda nororiental y dio paso a la tanda azul en extrainnings. Aplicada la Regla Schiller, los capitalinos anotaron racimo de cuatro, con impulsadas de Yordanis Samón (elevado de sacrificio), jit de Juan Carlos Torriente y doble de Asniel Fonseca, todas esas conexiones contra los envíos de Diego Granado.

Eso bastó para los Leones, que en la baja del décimo solo permitieron una. Desde el inicio de ese capítulo, Industriales jugó bajo protesta, pues Las Tunas mandó a la defensa de la antesala a Yordanis Alarcón, quien a la altura del juego 12 de los equipos (20 de agosto) no había sido dado de alta.

Alarcón, junto con José Pablo Cuesta y Michel Enríquez, recibieron autorización para saltar a los terrenos en el mes de septiembre, a partir del pleito 31 de cada escuadra.

Los Leones aprovecharon el ímpetu de la victoria inicial y después repitieron la dosis en un tremendo partido, marcado por las excelentes faenas monticulares de los dos equipos. Por los capitalinos, el refuerzo agramontino José Ramón Rodríguez lanzó 7.1 entradas en blanco con solo un boleto, cuatro estrucados y cinco jits permitidos, y luego tres relevistas sacaron cinco outs sin grandes complicaciones.

En el octavo, cuando el camagüeyano dio boleto a Yunior Paumier, el alto mando azul colocó a José Pablo Cuesta, quien ponchó a Yuniesky Larduet, y luego, contra Jorge Jhonson, optaron por el zurdo Wilber Pérez. El pinero no decepcionó y retiró al mejor bateador de la segunda ronda con roletazo al box.

Del cierre se encargó de nuevo Alexander Rodríguez, el hombre de confianza para Industriales en la jornada, pues ganó el primero y salvó el segundo. En la baja de la novena, el guantanamero permitió sencillo a Yosvany Alarcón, pero después Rafael Viñales pegó una fuerte línea que se coló en su guante y se convirtió en doble play.