Torneo Otoño Invernal 2020-2021 dedicado a José Manuel Fernández García

SANTO DOMINGO, RD.- El récord de los Tigres del Licey tras sus primeros dos partidos del torneo de béisbol otoño invernal es un perfecto 2-0.

No todo ha salido bien, pero lo que más le ha gustado al manager Tony Díaz es la entereza que ha mostrado el equipo.

“En el béisbol, como en la vida, suceden imprevistos. Lo bueno que hemos demostrado en los dos primeros encuentros es que el conjunto sigue con la frente en alto. No bajamos la cabeza”, dijo a la prensa luego del triunfo del jueves por la noche 9-1 sobre las Estrellas Orientales en el estadio Quisqueya Juan Marichal.

Un rally de seis carreras en la quinta entrada probó ser decisivo para el resultado del desafío.

“Frente a un pitcher como McLane (Evan) no podíamos ser agresivos. Lo que funciona es el juego pequeño frente a él. Todo el lineup tuvo buenos turnos. El box score dice que fue una victoria fácil, pero no es así. No hay juegos fáciles. Si no hacemos las pequeñas cosas en el quinto nadie sabe el destino del partido”, agregó el capataz azul.

Añadió que desde los entrenamientos se habló sobre la identidad del grupo -“todos los equipos buenos tienen una identidad”- y que cuenta con un equipo que tiene los ingredientes para el juego rápido, alegre.

“Hoy (el jueves por la noche) todo empezó con un error ante la bola bateada por Lugo (Dawel). Ahí empezó el rally con el bateo y corrido, las cosas pequeñas, todo empezó a fluir”, destacó el coach de tercera base de los Mellizos de Minnesota.

Elogió el trabajo del cuerpo monticular en los primeros dos partidos y dijo que es partidario del toque de bola siempre y cuando sea una de las fortalezas con las que disponga un determinado jugador.

“El cuerpo monticular ha estado excepcional. El bullpen ha demostrado su calidad. Son lanzadores versátiles, son capaces de actuar en cualquier situación. Esa flexibilidad es una de las fortalezas del equipo”, dijo Díaz quien citó los casos de José Marte y Antonio Santos, en el primer partido, así como Oliver Ortega, Dany Jiménez y Collin Wiles, en el segundo.

Dijo que dos de los tres toques en el quinto inning fueron dictados por él y que tiene sentido utilizarlos cuando forman parte de la fortaleza del jugador.

Con relación a Hanley Ramírez reveló que sufrió un estirón en el músculo de la corva que al principio se pensaba que era más serio, pero parece que no lo es aunque hay que ver cómo evoluciona.