Torneo Otoño Invernal 2020-2021 dedicado a José Manuel Fernández García

CARACAS, VENEZUELA.- Caribes de Anzoátegui debió luchar contra una buena cantidad de obstáculos para poder celebrar hoy su cuarto título en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

El primero de ellos, verse impedido de jugar en su Estadio Chico Carrasquel de Puerto La Cruz y en contraparte irse a jugar al centro del país, específicamente Maracay, ciudad ubicada a 442 kilómetros de su terruño.

Caribes no sufrió la pandemia, pero sí debió afrontar sus daños colaterales, para que el campeonato 2020-2021 pudiese jugarse, había que agrupar a los ocho equipos del modo más cercano posible. Y surgió la idea de colocar una burbuja que se extendiera desde el nuevo Fórum de la Guaira en Macuto, hasta el Estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto, contenida en una franja que abarcaba 376 kilómetros.

En principio, se decía que Tiburones podía jugar en su nueva casa y que Leones del Caracas se quedara en el capitalino Parque Universitario en condominio con Leones del Caracas.

Fórmulas y propuestas fueron y vinieron, hasta que finalmente Caribes quedaba emparejado en Maracay junto a Tigres de Aragua. Por esta temporada, la tribu ser separaba de su hermosa ciudad balneario en el paradisíaco oriente venezolano para mudarse a la capital aragüeña y su Estadio José Pérez Colmenares. Eso sí, sin perder su gentilicio.

Caribes -pues- quedaba condenado a no jugar un solo desafío en su linda Puerto La Cruz. Lo que era lo mismo que realizar una temporada de 40 juegos clasificatorios, junto a una eventual postemporada, siempre con la sensación de ser visitante. Aunque la pizarra del JPC señalase otra cosa.

Otros dos equipos acompañarían a Caribes en este proceso de expatriación forzada: Águilas del Zulia y Bravos de Margarita, clubes que como la Tribu quedaban fuera de la zona geográfica contemplada para manejar mejor la lucha contra la Pandemia Covid 19 y su alto contagio, sin tener que suspender la temporada de beisbol profesional.

Zulia y Margarita pelearon en la llamada División Occidental, pero no pudieron avanzar a postemporada… Caribes marcó diferencia al imponerse en la División Central, sobre Tigres de Aragua, Tiburones de La Guaira y Leones del Caracas. Sin perder de vista que sus 40 juegos clasificatorios -esto merece machacarse bien para que se entienda- técnicamente se desarrollaron en calidad de visitante.