Torneo Otoño Invernal 2020-2021 dedicado a José Manuel Fernández García

SANTO DOMINGO, RD.- En su primera experiencia en una liga de béisbol fuera de los Estados Unidos, Chris Owings ha estado respondiendo a la confianza que el manager José Offerman ha depositado en él.

“Aprecio mucho al confianza del manager al estar en la alineación casi cada día. Vengo de una lesión en el verano y quiero tomar la mayor cantidad de turnos posible”, dijo el importado al ser entrevistado por la prensa luego del triunfo del miércoles por la noche sobre los Gigantes del Cibao 5-2 en el estadio Quisqueya Juan Marichal.

En ese partido estuvo defendiendo la antesala, dio un par de hits y remolcó dos carreras para dejar su porcentaje de bateo en .279. También ha defendido la segunda base y el jardín derecho.

“En esta liga hay un alto nivel, jugadores que han estado mucho tiempo en las Grandes Ligas como Génesis Cabrera, Emilio Bonifacio, Hanley Ramírez. Aunque te preparas a veces no sabes que esperar del pitcheo contrario. Espero estar por el resto de la temporada”, añadió.

Aunque se siente probablemente un poco más cómodo en la segunda base, entiende que puede hacer el trabajo en la posición defensiva que se le necesite tal como lo ha hecho durante su carrera en las Grandes Ligas.

“Es divertido jugar aquí. Hay que experimentarlo. Es una experiencia única por la pasión, el entusiasmo de los fanáticos, los jugadores hasta por las cosas más pequeñas en el juego. Todo el mundo está muy adentrado”, agregó.

APOYO MUTUO.- Sergio Alcántara entiende que el buen ambiente, la química y el apoyo entre los jugadores son aspectos importantes en la buena racha que atraviesan los Tigres con cuatro victorias en forma seguida.

“Hay rachas buenas y malas. Ahora estamos en una buena y vamos a seguir así. La química, la confianza y el apoyo de uno al otro crea cosas buenas y uno lo lleva al juego”, dijo Alcántara, quien conectó un doble con dos anotadas y una remolcada en el triunfo sobre los Gigantes.

Preparado para jugar en la segunda y tercera base y como torpedero entiende que a cada jugador se le debe permitir aportar, pero que son decisiones que pertenecen al manager y los coaches.

“El ambiente en el clubhouse está bueno con mucha alegría, hablamos, nos divertimos, jugamos cartas, dominó para salir confiados y con la mente tranquila al juego”, añadió.

Explicó que la fuerza con la que ha estado conectando a la pelota se debe a un trabajo con su físico que ha estado realizando desde hace un tiempo y que ya se están viendo los resultados.